Seleccionar página

Hoy en nuestro blog queremos  contarte las razones por las que deberías visitar un Osteópata con tu bebé o hijo pequeño.

Un osteópata puede ayudar a  verificar si el sistema musculoesquelético de tu bebé o hijo pequeño está restringido de alguna manera que pueda afectarlo para su desarrollo, por ejemplo, a nivel movilidad de la cadera y de la columna vertebral, todo ello enfocado en  la preparación para rodar, arrastrarse y dar sus primeros pasos.

Las condiciones que vemos que están presentes en el nacimiento o en la primera infancia en la mayoría de los casos se pueden trabajar y mejorar. Un Osteópata puede ayudar a brindar tratamiento y consejo a áreas específicas del cuerpo afectadas, y ayudar al resto de su cuerpo a compensar

La Osteopatía pediátrica  puede ayudar en el manejo de la alimentación y problemas de digestión, incluyendo reflujo, estreñimiento, dificultad para alimentarse, problemas o falta de sueño. El tratamiento podría reducir las horas de llanto al día y mejorar el tiempo de sueño en los bebés a los que se ha descrito que tienen «cólicos».

Las sesiones osteopáticas también pueden incluir la prescripción de un masaje suave en las áreas en las que los padres pueden trabajar para ayudar a prolongar los efectos del tratamiento, junto con consejos posturales o de posicionamiento y ejercicios para el estreñimiento.

La Osteopatía pediátrica es imprescindible a la hora de tratar los traumas durante el proceso de nacimiento, los accidentes infantiles y las caídas, aspectos que pueden crear o contribuir a problemas asociados con los huesos, músculos, ligamentos, tendones y nervios.

Un chequeo general poco después del parto sería beneficioso, especialmente después de un parto prolongado, cesárea, fórceps o ventosa, ya que el proceso puede afectar la cabeza, la columna vertebral, los hombros y el sistema nervioso del bebé.

El cuidado osteopático es un enfoque seguro, suave y efectivo, puede ayudar al cuerpo del bebé o niño a adaptarse a los cambios relacionados con el crecimiento que pueden prevenir otros problemas de salud. Puede ayudar a tu bebé a convertirse en un niño sano y, en última instancia, en un adulto joven y saludable.

En Policlínica Marina Gómez estaremos encantados de tratar a tu hijo ¡Pide cita ahora en el 968 672 904!